recetas heladas para hacer con los niños

Helados saludables para niños

Existe la opción de “helados saludables”?

La respuesta es sí, y no sólo está al alcance de todos sino que es una maravillosa actividad para hacer con peques en verano: elaborar nuestros propios helados saludables. Utilizando ingredientes frescos y de calidad, y evitando azúcares libres, tendremos una alternativa refrescante, saludable e irresistible a cualquier paladar.

¡Ingredientes que no fallan!

Para elaborar un helado casero rico y saludable, podemos echar mano de un montón de ingredientes naturales que otorgarán a nuestra receta un sabor irrestible y una excelente cremosidad .

Hay que tener siempre a mano los siguientes ingredientes:

  • Frutas: cualquier fruta es buena para preparar un rico helado o granizado casero, aunque lo ideal es recurrir siempre a frutas de temporada por su calidad y acentuado sabor. Como además, queremos elaborar helados libres de azúcares añadidos, lo mejor es optar por frutas con sabor especialmente dulce.

Plátanos, melón, sandía, mango, fresas y frutos rojos, uvas, piña… ¡La variedad es inmensa, y además de sabor estaremos dotando a nuestro helado de vitaminas y fibra!

  • Apostar por grasas de calidad: la gran mayoría de los helados comerciales llevan grasas trans, aceite de palma o un alto índice de grasas saturadas. Con los helados caseros podemos evitar o controlar las cantidades de estas grasas recurriendo a ciertos ingredientes para dotar a nuestro helado de mayor cremosidad.

La crema de cacahuete (o de frutos secos, en general), la leche, el yogur natural, el yogur griego sin edulcorar y sin sabor, las bebidas vegetales, el queso batido, el cacao puro, el coco rallado, el aguacate, las semillas o los frutos secos, pueden convertirse en grandes aliados en la cocina.

  • Para endulzar: vamos a tratar de evitar el azúcar (cualquier que sea su tipo), los yogures edulcorados o de sabores, la miel y los siropes. En su lugar utilizaremos edulcorantes naturales como los dátiles o la stevia.
  • Topping: y no podemos olvidarnos del toque final que convertirá cualquier helado en algo irresistible. Podemos espolvorearlo por encima con trocitos de fruta, chocolate puro en pepitas o rallado, coco rallado, semillas, frutos secos, canela… ¡Echad a volar la imaginación para conseguir un helado personalizado!

Algunas recetas irresistibles

Seguro que con estos trucos se os ocurren decenas de recetas para preparar en casa con los peques. Pero si a pesar de los consejos estáis faltos de ideas, os compartimos estas recetas de helados caseros para ir abriendo boca.

* Polos de mango, plátano y frambuesas


(Tiempo de elaboración : 15 minutos más el enfriado
Dificultad : Fácil)

Polos de mango, plátano y frambuesas
Polos de mango, plátano y frambuesas

Sólo vamos a necesitar cinco ingredientes:

-1 mango grande maduro

– 1 plátano grande maduro

– 80 g de frambuesas frescas o congeladas

– el zumo de media naranja

-esencia de vainilla (opcional).

Cómo hacer los polos de mango, plátano y frambuesa

Para que los polos salgan ricos de verdad merece la pena buscar la mejor fruta, a ser posible nacional. Un mango de tamaño medio-grande, maduro y bien aromático, y plátano que ya esté blandito y con algunas manchas. Las frambuesas podemos escogerlas congeladas o cambiarlas por otra fruta roja.

Pelar el mango y cortar la pulpa en cubos pequeños. Triturar con una picadora o batidora, hasta tener una especie de puré sin filamentos ni grumos. Añadir un poco de vainilla si se desea (solo un toque, pero es opcional). Incorporar el plátano pelado y troceado y triturar un poco más.

Machacar o triturar las frambuesas con el zumo de naranja hasta formar como una salsa espesa. Probar para ajustar el punto dulce por si estuvieran muy ácidas, añadiendo algo más de naranja, aunque la gracia está en que hagan contraste con el dulce de las otras frutas. Podemos colarlas con un colador fino para retirar las semillas si queremos.

Repartir las frambuesas en el fondo de los moldes de polos. Dependiendo del tamaño podremos obtener unas 4-6 unidades. Rellenar con la mezcla de mango y plátano, poner los topes con los palitos y llevar al congelador, a ser posible dejándolos de pié, boca abajo. Esperar al menos dos horas.

*Helado cremoso de piña y coco

Tiempo de elaboración: 15 minutos más el reposo
Dificultad: Muy fácil

Ingredientes para 1 litro de helado aproximadamente

  • 1 piña madura, 1 lata de leche de coco

Cómo hacer helado cremoso de piña y coco

Comenzamos abriendo la piña por la mitad, pelándola y cortando su carne en trozos pequeños. Tenemos que utilizar una piña fresca, ya que las que venden en latas de conserva no son idóneas para hacer helados ya que en general, tienen más agua.

En una batidora ponemos los trozos de piña y los cubrimos con el contenido de la lata de leche de coco, triturando el conjunto durante unos cinco minutos para conseguir un puré homogéneo en el que no queden tropezones.

Volcamos el contenido en un tupper amplio y lo metemos al congelador, donde lo dejaremos al menos tres horas, teniendo en cuenta que iremos removiendo cada 15 minutos con un tenedor o con unas varillas, para evitar que se formen cristales de hielo.

Si tenéis máquina heladora, es tan sencillo como verter el líquido en la cubeta y poner la máquina en marcha hasta que esté formado el helado bien cremoso, momento en que ya lo podréis guardar en el congelador.

Servimos en tulipas de barquillo, adornando los helados con trocitos de galleta y unas hojitas de hierbabuena que darán el contraste de frescor a nuestro helado. Seguro que os gustará la cremosidad que aporta la leche de coco y el sabor inconfundible de la piña.

Diana Hace Helados de Fruta

… ¡a disfrutar!